Tres canciones que suenan a invierno

19 - 10 - 2014

Dicen que uno de los placeres contemporáneos cuando llega el frío consiste en pasar el día en casa, con una persona con la que estemos a gusto o solitarios realizando alguna actividad entretenida, viendo pasar la tarde fría envueltos en una mantita o tomando café. Desde luego para el imaginario colectivo es la típica estampa de otoño e invierno que más o menos todos practican, con sus propios matices claro.

Y qué sería de este marco sin un poco de música. Aquí proponemos tres canciones extraídas de la lista de reproducción de spotify que recoge los sonidos del otoño:

To be alone with you, de Joshua James. Naturalidad, formalidad y elegancia se mezclan en temas como éste, que se acoplará a las tardes de café y lectura y que ya aparece en las reseñas de los amantes de la música.

Dorian, de Agnes Obel, recuerda a las grandes voces del folk, pero cuenta con un estilo sutil perfecto para entretenerse viendo caer las primeras lluvias del otoño.

My favourite faded fantasy, de Damien Rice. Sencillamente exquisito. Para hacer la cena, el amor, para dejarse envolver en el humo del último cigarro de la noche.

Pero, ¿y si en lugar de envueltos en una manta disfrutamos de esta música con una camiseta de media manga? El frío ya no es enemigo del hogar debido a las múltiples tecnologías energéticas que existen. Desde instalación de placas solares que regulen nuestro sistema de calefacción y agua caliente, hasta la climatización por suelo radiante  (o invisible). Éste último es un sistema que consta de una serie de circuitos de tuberías integrados en el suelo o en el techo, a través de los cuales circula agua a la temperatura necesaria para proporcionar calor o frío, según la época del año. El agua es impulsada a temperatura templada, en torno a los 40ºC en invierno y a los 16ºC en verano, creando un ambiente confortable sin movimiento de aire. Eficiencia V  es una de esas empresas instaladoras de este tipo de climatizaciones, que apuesta por la eficiencia energética y el disfrute general tanto de familia como oficinas. Porque podríamos desterrar de nuestra imagen de otoño esas mantas, para cambiarlas por unas zapatillas de estar por casa y una simple sudadera.

Deja un comentario