Canciones para hacer deporte

Canciones para hacer deporte

18 - 10 - 2014

Música y deporte
Cuando te pones a hacer deporte necesitas una motivación. El estar más guapo que nunca, el adelgazar, el sentirte bien contigo mismo…son muchas las motivaciones que puede haber para ponerte a sudar. Mucha gente tiene sus métodos, pero en ocasiones esto no es suficiente, de ahí que por ejemplo los gimnasios pongan música pegadiza, motivante para realizar los ejercicios. Según un estudio de la Universidad de Keele, que según he leído en internet, es de las más prestigiosas, los efectos positivos de escuchar música se comprobaron en corredores, jugadores de fútbol y baloncesto.

A continuación, os cuento las 10 canciones que más me motivan a mí para hacer deporte. Mi favorito es el fútbol, y no hay día que cuando corro para estar en forma no me ponga estas canciones. Además, le sumo mis botas de la suerte, compradas en la página Marians Sport, donde puede encontrar cualquier modelo y más material deportivo.

  1. Roar – Katy Perry
  2. Talk Dirty – Jason Derulo ft 2 Chainz
  3. Skip To The Good Bit – Rizzle Kicks
  4. Get Lucky – Daft Punk ft Pharrel Williams
  5. Move – Little Mix
  6. Need U 100% – Duke Dumont ft A*M*E
  7. You Make Me – Avicii
  8. Feel My Rhythm – Viralites
  9. Timber – Pitbull ft Ke$ha
  10. Applause – Lady Gaga

Este es mi top-10. Muy recomendable, pero que por supuesto va por gustos. Seguro que a ti se te ocurren otras. Los expertos señalan que la música puede ser un buen aliado.

Algunos criterios a la hora de escoger la música son por ejemplo que el ritmo coincida con la actividad. Por ejemplo, no sería lógico ponerte una canción de Alex Ubago en una sesión de cycling. Además es preferible que tengan letras positivas y asociadas al movimiento. El hecho de que las letras estén asociadas al ejercicio, a la superación personal y al triunfo es un gran factor motivador que debemos tener en cuenta para conseguir muestras metas.

Ahora bien, como todo en la vida, en su justa medida. Porque también existen contraindicaciones. Me refiero a no pasarte con el volumen, es decir con los famosos decibelios. Entre 40 y 60 dB comienza a molestar . Entre 60 y 90dB puede haber una pérdida de audición por exposiciones prolongadas. A partir de los 100-120dB es dañino para tus oídos estaríamos hablando de que en una discoteca se maneja un volumen de 115 dB aproximadamente. A partir de 120dB, piensa en un avión aterrizando muy cerca, hacia arriba llegamos al umbral del dolor y, cuanto más arriba, más riesgos corremos. Los 160-180db pueden llegar a romper el tímpano y pueden resultar a fatales. Esperemos que no haga falta llegar a esos niveles, ¿verdad?

Está claro que escuchar música no te va a convertir en un gran atleta o en el mejor, pero sí puede suponer un gran elemento motivador para seguir adelante. Además puede influir en el estado de ánimo de cualquier persona en su vida cotidiana. Si todavía no lo has probado, introduce la música en el entrenamiento porque no es ninguna tontería, y tienes poco que perder, y mucho que ganar.

Deja un comentario