Las apariencias engañan

Las apariencias engañan

30 - 11 - 2015

motorcycle-1041070_640

En ocasiones, y por desgracia, la música y la diversión está asociada, dañinamente, a los accidentes de tráfico y aunque no puedo decir que no deberíamos hacer esa asociación porque la realidad está ahí y es tangible, sí puedo decir que muchas veces la culpa no es de esa diversión. Mi prima tuvo que contactar con estos abogados de accidentes en Barcelona la semana pasada porque se la llevaron por delante en la moto y, aunque venía de una fiesta en la que yo era el DJ, no tuvo culpa ninguna pero la imagen, a veces, es lo que cuenta ¿no?

Fue un sábado. Eran las cuatro de la mañana aproximadamente cuando entró en una rotonda cercana ya a su casa y un coche, que entró a la misma sin mirar, se la llevó por delante estampándola contra el suelo y haciendo que su cuerpo se raspara por todo el asfalto. Cuando la policía y la ambulancia llegó  al lugar del accidente mi prima estaba inconsciente y se la llevaron directamente al hospital pero el hombre que conducía el coche, que venía de una cena de empresa (con corbata y bien vestido) aseguró que “la joven” venía haciendo eses con la moto y con la luz del faro delantero apagada por lo que él no la pudo ver en la rotonda con claridad y pensó que estaba más lejos. Aseguró que se la llevó por delante porque ella no paraba de hacer cosas raras conduciendo y que no pudo esquivarla.

Cuando mi prima despertó, ya en el hospital y sólo con magulladuras y un brazo roto (gracias a Dios) se acordaba perfectamente de todo: el hombre, a pesar de que ella estaba ya dentro de la rotonda, no miró y entró sin aminorar la velocidad por lo que ella no pudo hacer nada y se estampó contra su parachoques.

El problema vino cuando la policía le dio la razón al hombre sin escuchar a mi prima primero y los seguros se pusieron de acuerdo para “arreglar las cosas”. Y todo ¿por qué? ¿Porque mi prima venía de una fiesta en moto vestida con vaqueros y camiseta mientras que el hombre vestía de traje de chaqueta y con corbata y venía de una cena de empresa? Para información de los lectores diré que mi prima no bebé alcohol mientras que ese hombre, a lo mejor, llevaba dos o tres copas de más pero claro, nadie hizo control de alcoholemia.

Ahora todo está en manos de los abogados y aunque confiamos plenamente en BGE Abogados no tenemos la confianza en que esto salga bien porque, al parecer, las apariencias son lo que importa y venir de fiesta está muy mal visto.

A veces pienso que lo mejor que podemos hacer es mudarnos a un país como Estados Unidos, donde parece que los prejuicios son menores. El otro día leí que hay una serie de costumbres que debes adoptar si quieres vivir en USA como, por ejemplo, descalzarte cuando llegas a casa de alguien, respetar símbolos patrióticos y tonterías de esas. ¿Pues sabéis qué? Si hacer todo eso significa vivir en libertad sin prejuicios yo lo firmaba hoy mismo.

Deja un comentario