Fichar a un grupo húngaro no es tan fácil

Fichar a un grupo húngaro no es tan fácil

26 - 01 - 2017

Cuando me preguntan cómo va la discográfica, les respondo siempre lo mismo. Seguimos vivos que no es poco. El mundo de la música ha pasado por momentos complicados en los últimos años. No ha sido la crisis, que también lógicamente afectó, viene de antes, de cuando Internet llegó para cambiarlo todo.

Las discográficas seguimos existiendo, pero somos bastantes menos y los ingresos también lo son. Ahora donde se gana dinero de verdad para la mayoría de los grupos es en los conciertos. Ahí es donde hay que batirse el cobre si se quiere vivir de esto.

El directo es de vital importancia

Nosotros damos importancia al directo. Una banda que no sea capaz de sonar en directo bien o al menos sin perder mucho al compararlo con el CD, directamente no la queremos. La consecuencia de tener una banda así, megaproducida, es que por mucho éxito que tenga en una radiofórmula o incluso por el boca a boca, caerá como fruta madura cuando los directos sean una decepción.

Todos los que estamos en el mundo de la música sabemos que con un buen programa informático se pueden hacer milagros que maquillen hasta al peor cantante del mundo, pero eso no vale actualmente.

Total, que como siempre andamos buscando nuevos grupos y no decimos no a nada a veces descubrimos aunténticas joyas musicales. Nos llamó un viejo contacto avisándonos de que había un grupo de chavales de Budapest que tocaban genial.  El estilo era rock indie, pero con una mezcla que sonaba a The Doors, quizás por unos teclados que eran idénticos en su sonido a los de la banda norteamericana del tristemente desaparecido Jim Morrison.

Les vimos tocar en un festival veraniego que había en el lago Balatón y nos deslumbraron. Una mezcla entre actitud incendiaria con clase. La banda cantaba en inglés, pero salvo el cantante, el nivel no daba para conversación demasiado fluida.

No tuvimos problemas en decirles que les queríamos en nuestro sello y que lucharíamos lo posible y lo imposible para abrirles paso a nivel internacional. Volvimos en el avión con la sensación de que habíamos descubierto una auténtica joya del siglo XXI.

Al llegar a Barcelona teníamos que buscar un traductor jurado para que se pudiera hacer todo el tema de contratos y demás. Buscando en Internet dimos con traductorjurado.org. que nos ayudaron con el tema y fue posible encontrar uno que supiera húngaro y español a las 1000 maravillas.

Uno se para a pensar y dice, pues nada, encontramos un traductor de húngaro y así todo queda claro. Se dice fácil, pero aunque sea un país de la Unión Europea, no es fácil encontrar traductores de esta lengua tan compleja. Para más Inri, España no es un país en el que haya demasiados húngaros, por lo que se tardó y de no ser por Traductorjurado, nos hubiera costado aún más.

No quisimos dejar todo a Internet y volvimos a viajar hasta Budapest, había que cerrarlo todo y allí estuvimos 3 días dejando todo bien cerrado. Nos acompañó nuestro traductor, que además se encargó de que los papeles estuvieran como deben, cerrados y con la seguridad de que no habrá malos entendidos.

El grupo en estos momentos lo tenemos metido en el estudio y están a caballo entre Budapest y Barcelona. No es fácil la apuesta por un grupo y más si viene de un país tal lejano y del que conocemos tampoco, pero que el cantante lo haga en inglés y sobre todo su calidad musical hace que sea más fácil poder tener un punto de partida en el mercado internacional.

Apostad siempre por un traductor jurado de confianza

Mi consejo es que, si tenéis que realizar algún tipo de contrato a nivel empresarial, no tengáis miedo a gastaros ese extra que supone un traductor jurado, la seguridad para los dos es un punto básico en cualquier trato y más en este tipo de negocios donde hay que dejar las cosas claras desde el principio.

La seguridad jurídica cada vez se valora más y en nuestro caso, hemos podido ver como los chicos entendieron totalmente las condiciones y lo que le ofrecíamos, tanto los derechos como obligaciones. Así que ya sabéis, si queréis seguridad contratad a unos profesionales que merezcan la pena.